Fideicomisos para principiantes.

Hace no mucho, yo no sabía que eran o para qué servían los mentados fideicomisos; así es que "hice la tarea" y me puse a investigar para entender bien de qué iban. Hoy que lo entiendo quise escribir una nota rápida para ayudar a quien quiera a entenderlo también. ¿Por que creo que es importante entenderlo? Simple: se trata de nuestro dinero.


Empecemos por lo primero:


1. ¿Qué diantres es un Fideicomiso?

Es un contrato celebrado entre dos partes para la transmisión de bienes (propiedades) o dinero. Ninguno es dueño de los bienes simplemente uno "custodia" el dinero y el otro lo recibe. ¿De dónde sale el dinero? fácil, del presupuesto público vía SHCP. Hasta aquí la definición. Sencilla, ¿cierto?


2. ¿Cómo funciona un fideicomiso?

Veámoslo con un ejemplo en la industria del cine:


a. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público otorga recursos (dinero) a un Fideicomiso (FIDECINE) para que con esos fondos se produzca, post-produzca, exhiba o distribuya una película.

b. Un solicitante (productora) se postula para solicitar los fondos.

c. FIDECINE revisa que todo esté en orden y asigna los fondos.

d. Le da seguimiento para garantizar que el dinero se use en lo pactado.


Así de simple es su funcionamiento.


¿Pero entonces dónde radica el conflicto actual?


Como todo, en la letra chiquita que permite o no, la transparencia en el uso del dinero y en su fiscalización.


Según un análisis de la organización de investigación Fundar (fundar.org.mx,) el 92% de los 835,477 mdp que actualmente están repartidos en 374 fideicomisos carece de mecanismos de fiscalización y seguimiento, es decir es imposible saber cómo se gasta el dinero de casi todos los fondos.


OJO: ¡ese monto es el 15.8% del Presupuesto Federal! Sí, ¡15.8! (datos del 2017).

De esos 374 fideicomisos solo 19 son considerados entidades paraestatales, es decir, que cuentan con estructuras internas de vigilancia y control (con ello es más simple dar seguimiento al dinero en tanto ya existen protocolos de transparencia) pero los 337 restantes son simples contratos financieros.


Ahora bien, 139 de esos 337 están constituidos en empresas financieras privadas que se apegan a ley del secreto fiduciario o principio de confidencialidad para no rendir cuentas: 69,000 mdp son imposibles de fiscalizar.


¿Hasta aquí vamos bien? Dinero público (o sea de todos) del cual no podemos conocer su verdadero destino.

Entonces, a pesar de que existían clarísimos riesgos de opacidad en el gasto del dinero, el gobierno federal no solo nunca dejó de inyectar los fondos sino que los aumento año con año; pero ahí no para la cosa: en 2017 por ejemplo, el monto aprobado fue de 42,737 mdp y al cierre de ese año se ejercieron 310,637 mdp, lo que significa que se gastaron 267,900 mdp más de lo aprobado por el Congreso y sin alguna explicación. WTF.


Ya en 2018 el actual gobierno detecta que es muy probable que el 16% del presupuesto federal no se esté gastando en lo que se supone debería gastarse y decide extinguirlos en este 2020.


¿Entonces el gobierno dejará de dar el dinero a quienes lo recibían? La respuesta es simple: NO.


Lo que desapareció fue la figura (contrato) no los fondos.

Lo que desató el debate fue que el Gobierno y Congreso extinguieron los fideicomisos sin antes haber establecido los nuevos mecanismos para la entrega del dinero; hecho que, tramposamente, la oposición aprovechó para gritar que le quitarían el dinero al cine, al deporte, a la cultura, a la salud; a los niños con cáncer y demás; y que lo hacía para transferir ese dinero a "las obras faraónicas" del "loco de Palacio". NOTA: Una refinería es todo menos una obra faraónica dada la definición aceptada por todos pero en fin.


Entonces, ¿deberían haber establecido los mecanismos antes de extinguirlos? Sí pero dados los montos y la coyuntura en la legislación; tenían que votarlo ya.


¿Deberían haberlos extinguido? No, un fideicomiso no es malo per se pero pasa que siempre debieron ser transparentes para no tener que extinguirlos y pues creo que la extinción resultó necesaria como necesario es que el Gobierno ponga orden en el casi 16% del presupuesto del cuál es responsable el propio Gobierno.


¿Que pasará entonces?

Pues es simple: se redactarán las nuevas reglas y listo. Ya se habla de un "triunvirato" para poner orden:


1. SHCP dará el dinero (como siempre).

2. El Congreso asignará el dinero.

3. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) vigilará que se cumpla todo.


El piso está muy parejo en este y otros temas pero la "oposición" insiste en querer brincar.

© 2020 Alan Quiroz.

All Rights Reserved.

Versión 13.0

México Estudio de Diseño

linkedin.png
instagram.png
art.png
facebook.png